Versosaruios

•agosto 29, 2007 • Dejar un comentario

Entre las piedras tu nombre abre caminos,
sendas hacia lo eternamente infinito.
Al paso de tu tiempo
el camino de piedra cruje en un solo canto…
aquí te espero,
en silencio
frente a tu puerta…
Tarda lo que desees,
aun me quedan dos vidas y un cuarto de hora.

Frankosaurio…

Anuncios

Nacio una nube.

•agosto 28, 2007 • Dejar un comentario

Ha nacido esta mañana en el esplandor del hospital cielo azul, una nube, sus padres el distinguido señor Aire y la amable señora Agua la reciben con Alegría, su hermana mayor. Un tono grisaseo en su piel causa leve preocupación en sus padres y gran satisfación en sus padrinos Lluvia y Tormenta, quienes bautizaran a nube por los alrededores del Pico Duarte hoy a tempranas horas de la tarde. Según su análisis médico nube nació vigorosa y su peso un poco más elevado de lo esperado. Se espera escuchar grandes noticias de esta niña.

Felicitaciones a sus
Padres y Padrinos
Att. El canal de tiempo

Dulcesauria.

Muerte de La Risa.

•agosto 28, 2007 • Dejar un comentario

Se anuncia la increible y desesperante muerte de la risa. Murió ayer por causas inconclusas, en el planeta tierra la risa, su madre alegria y su padre los dientes sufren su partida, tras la cual la tristeza se ha apoderado completamente de los sentimientos del mundo que antes compartía con la difunta risa. Los restos de la risa serán velados en los recuerdos, donde la tristeza esta recibiendo a todos los asistentes.

Dulcesauria.

Conversa el humo con las nubes?

•agosto 28, 2007 • Dejar un comentario

Conversa el humo con las nubes?
Ellos no conversan, su relacion es tan intima que las palabras no son necesarias.

La despedida del recuerdo.

•agosto 28, 2007 • Dejar un comentario

Y empacaré el valor justo al lado del esfuerzo,
a ver si con el movimiento del camino se mezclan
y dejo de ser tan pendeja.

En un pequeño cuaderno anotaré los recuerdos de lo
que dejo en el mundo real, para verificar si al regresar,
aún me queda algún recuerdo.

Voy en busca de algo, que ahora mismo no recuerdo,
pero entre óleo, barro y carboncillo espero reconocerlo.

Pero lo que sí recuerdo es ese corazón de dos piezas que
yo misma dibuje entre sonrisas y miradas, tratando de unir
dos amores que aunque a primera impresión se ven desproporcionados,
sin profundidad y con poco conocimiento del tema, crearon
una composición asombrosa.

Pero no estuve atenta el día que debía de unir las dos piezas
para que formaran un corazón sólido, me quede agarrada de
mi estrella fugaz y seguí de largo, y cuando llegue de mi residencia
habitual, la luna, me percate de que una pieza me faltaba.
La busque entre las piedras, pero no la vi, y con mucho miedo, fui
al mundo real a buscarla, y un día la vi, disfrazada de polizonte,
estaba probando suerte en “Las Vegas”.

Le mostre la otra pieza, pero no la reconoció, pero todo fue mi
culpa por nunca haber desnudado completamente mi pieza ante sus ojos.
Y fue cuando me avergoncé, parada desnuda, delante de esta
mirada penetradora que me observaba sin reconocerme. No tuve
más opción que correr y fuí a esconderme detrás de mi sombra,
donde aún estoy.

Dulcesaurio.

La primera carta de la humanidad

•agosto 28, 2007 • Dejar un comentario

Querido Hijo:

En estos días he estado tan angustiada que ya no sabia a que recurrir, por eso tomé la desición de
plasmar en un pedazo de esto que popularmente llaman papel, todo lo que está pasando por mi mente.

Entre pensar y pensar se me crea un vacío en el interior, porque, Qué decirte? a ti que supones serás tan glorioso, a ti que vienes en representación de un futuro esperanzador para mí y para muchos, pero solo aquellos que crean realmente en tí.

Hijo, pero cómo llamarte hijo? si sólo te llevare dentro de mi como una maleta a su relleno, si nisiquiera estoy consciente de dónde has venido tú. Si sólo haz llegadoa mí formando parte de una
serie de sucesos inesperados.

Todos me acusan de cometer actos qe desconosco por completo. Sólo José me acompaña, pero tengo la seguridad en mi interior de que esto que estoy haciendo es por un bien mayor aunque ahora todo se vea como un problema.

El ángel que se me presentó lleno de esplendor me ha dicho que debo de recibirte con alegría y esperanza, y así lo hago. Aquí te espero con el deseo de poder darte todo lo que necesites, no poseo muchos bienes materiales, pero espero que el amor sea suficiente, de eso sí que tengo mucho.

Tu madre.
María

Dulcesaurio.

quisiera compartir este afiche con ustedes

•agosto 16, 2007 • Dejar un comentario

nino21.jpg

Rosario